Piscinas con agua de mar

Las piscinas con agua de mar no sólo son las más exóticas y originales piletas de verano, sino que además poseen muchas ventajas frente a las piscinas que se llenan regularmente con agua potable, de río o con agua de desagües pluviales.

Una de las ventajas que poseen las piscinas con agua de mar es que son mejores en cuanto a la resistencia de la corrosión, debido a que la composición molecular del agua salada la hace mayor resistente ante los agentes corrosivos del ambiente y de las piscinas. El uso de agua de mar en las piscinas es una novedad en el mundo de las piletas, por lo cual las normas de higiene y mantenimiento de las mismas son relativamente recientes, pero se encuentran a disposición parar ser consultadas tanto para su uso en piscinas privadas o públicas.

Por lo general las piscinas con agua de mar se encuentran en las residencias privadas o en hoteles y clubes cercanos al mar mismo ya que de esa manera la forma de llenarlas es más sencilla, mediante el uso de bombas que bombean el agua hacia el interior de la piscina y hacia el mar para llenarla y vaciarla. Además de ser mucho más sencillo el mantenimiento del agua, esta ubicación de las piscinas le da a la decoración y ambientación de las mismas un toque de originalidad y sofisticación impecables. Esto es lo que hace que, a pesar de las ventajas de las piscinas de agua de mar, como el poder reciclar el agua y reutilizarla o poder disfrutar de la suavidad y capacidades de flote del agua de mar, una de sus mayores desventajas sea la del costo de instalación y mantenimiento de las piscinas con agua de mar.

Otra de las grandes ventajas que poseen este tipo de piscinas con agua de mar es que la salinidad de esta agua hace que sea un ambiente no muy apropiado para las bacterias que suelen reproducirse en el interior de las piletas de agua dulce o agua potable. Sin embargo, a pesar de que es un ambiente donde no vamos a encontrar este tipo de problemas, sí puede darse que se desarrollen ciertos tipos de algas y otros microorganismos que pueden afectar la higiene y la estética de la piscina, siendo perjudiciales sobre todo para la salud de los usuarios. En cuanto a las diferentes maneras de realizar el mantenimiento de las piscinas con agua de mar se deben tener en cuenta ciertas cuestiones como las que se describirán a continuación. En primer lugar, es necesario clorar las piscinas que poseen este tipo de agua de la misma manera que el agua dulce de las piletas regulares.

De todas maneras, el agua de mar contiene un alto nivel de cloruro de sodio, es decir de sal, lo cual hace que mediante un sistema de electrolisis se pueda ayudar a generar la cantidad de cloro necesaria para su depuración. Las desventajas de este sistema de higiene son su costo y mantenimiento, y el hecho de que puede representar un riesgo debido a que se trata de un sistema de electricidad dentro de un medio acuoso y se deben tomar las precauciones necesarias para evitar accidentes, como utilizar micro amperajes, aislantes, y ubicarlos en puntos específicos y encenderlos en horarios en que no se utilice el agua. Otro medio de limpieza que se puede utilizar en las piscinas con agua de mar es el de los sistemas de ozono, que incluso pueden resultar más efectivos que el cloro. Por lo general, casi todos los sistemas de tratamiento y de higiene de aguas que se pueden aplicar en las piletas de agua dulce, son aplicables a las piletas con agua marina. Una cuestión muy importante a tener en cuenta respecto de la depuración de las piscinas con agua de mar es que es sumamente necesaria una rigurosa filtración para mantener el agua libre de organismos y agentes extraños, incluso en mayor medida que con las piletas de agua dulce.

 
 
 

¿Son convenientes las piscinas con agua de mar?

Esto se debe a que el agua de mar es un medio con mucha más vida celular y micro orgánico, por lo que se convierte en un hábitat natural para muchos organismos, como las algas o los caracoles, los plánctones y demás vidas acuáticas. Por ello es necesario esterilizar el agua y filtrarla de la manera más minuciosa posible.

Si bien las piscinas con agua de mar poseen muchas ventajas respecto de sus condiciones naturales, como la densidad que permite otro tipo de flote y natación, así como también por el hecho de que permite utilizar agua sin desperdiciarla, es cierto que requieren de un mantenimiento diferente y especial para lo cual es necesario dedicarle un buen tiempo a la información al respecto y esto puede llevar a excesivos gastos de dinero y tiempo.

 
  email