Mantenimiento de piscinas con agua de mar

Cuando hablamos del agua con que se llenan las piscinas, podemos encontrar diferentes casos: algunas suelen ser piscinas con aguas termales, otras con aguas dulces y natural. Pero aquí nos ocuparemos de un caso especial; del mantenimiento de piscinas con agua de mar.

Algunas de ellas se encuentran a una corta distancia de la costa del mar, por lo que se le bombea agua a la piscina directamente de él. Pero no siempre resulta de ese modo. Este tipo de piscinas puede ser con agua salada para emplear un sistema de electrólisis salina o directamente con agua de mar de verdad. Muchas dudas que se presentan ante el mantenimiento de piscinas con agua de mar es el tema del uso del cloro. En estos caso hace falta clorar la piscina, tal cual como si fuera una piscina de agua dulce.

mantenimiento-piscinas-con-agua-de-marEs más, lo que se recomienda en lugar del cloro para el mantenimiento de piscinas con agua de mar son los sistemas de ozono, más efectivos que el cloro. Aunque el agua de mar es más resistente ante la corrupción que la dulce, (por el contenido de sal) aún así es necesario mantener el nivel de desinfectante para asegurarse un buen nivel sanitario. En el mantenimiento de piscinas con agua de mar, el agua debe ser filtrada con mayor eficacia que una piscina con agua normal.

El mínimo sistema de filtrado que se recomienda es el empleo de diatomeas, o lo que se llama sistema de filtración DUAI. Al llenado es necesario una buena esterilización y filtración, para evitar problemas. Uno de los errores más grandes que se pueden cometer en el mantenimiento de piscinas con agua de mar es el hecho de rellenar con agua de mar cuando se producen pérdidas de agua por uso o evaporación. En este caso, una posible solución es la de vaciar la piscina en su totalidad y rellenarla nuevamente, aunque esta no sea una solución ni económica ni ecológica.

Con respecto al filtrado, lo ideal para un buen mantenimiento de piscinas con agua de mar es colocarlo y regular el clorador para que produzca el cloro correspondiente durante unas 8 horas en verano, y 4 en invierno. El equilibrio entre filtrado y la producción del clorador debe permanecer siempre en un estado de equilibrio. Si estos dos puntos se mantienen constantes, evitaremos la aparición de algas en la piscina. En el caso de que las algas ya se encuentren en nuestra piscina, lo que debemos hacer es realizar una cloración de choque o ruptura: esto consiste en adicionar 10 litros de cloro sódico por cada 20.000 litros de agua a tratar; con esto el verde desaparecerá junto a las algas.

 
 
 

¿De que se trata el mantenimiento de piscinas con agua de mar?

Si el agua quedó con algo de turbidez, se debe aplicar 500 gramos de floculante (sulfato de alúmica) por cada 20.000 litros del agua a tratar, mezclar bien, y luego dejar en reposo unas 12 horas (en el fondo se acumularán unos coágulos o barros que se deben retirar con el barrefondo). A medida que el factor de protección del medioambiente va en aumento, las piscinas con agua salada se han convertido en una interesante opción. Esto se reduce a que en el mantenimiento de piscinas con agua de mar se usan pocas o ninguna sustancia química. Todo lo que se necesita es un sistema de generador de conversión del cloro, aunque algunos propietarios expertos pueden realizar la conversión por su propia cuenta, con una finalidad de obtener exactitud y profesionalismo en el proceso.

mantenimiento-piscinas-con-agua-de-mar-cuidadosEl generador libera átomos de hidrógeno del agua. Luego, los átomos de hidrógeno y cloro se combinan para formar el hipoclorito de sodio (cloro). Hay dos importantes clases de generadores de cloros: uno de ellos es el sistema de “salmuera”, que mantiene almacenada cierta cantidad de sal dentro del generador; mientras que el otro necesita una aplicación directa de sal al agua.

Aunque gran parte del trabajo se realice sin la intervención humana, para un correcto mantenimiento de piscinas con agua de mar es de gran importancia comprobar regularmente el nivel de pH de la piscina, para mantener un equilibrio en el agua y que garantizar la correcta funcionalidad del generador de cloro. Además, el generador necesita una limpieza periódica de depósitos minerales, y algunos expertos aconsejan la constante circulación de agua, lo que equivale a que la piscina debe estar sometida al proceso de filtración constante, y así lograr óptimos resultados.

Otra ventaja de un buen mantenimiento de piscinas con agua de mar es que los niveles de cloro que genera son menos propensos a provocar irritación y enrojecimiento en los ojos, y evitar el intenso olor a claro. Además, la cloración salina hace que el agua produzca una sensación más suave. Los costos de un correcto mantenimiento de piscinas con agua de mar se amortizan a lo largo de los años al no tener que comprar el cloro químico, pero el ahorro más importante se produce por la mejora cualitativa en la calidad del agua.

 
  email