Piscinas de madera

Actualmente las piscinas convencionales se han convertido en un elemento fundamental en todos los hogares del mundo, por lo que ya hace un tiempo se han venido desarrollando a la hora de la confección de cada uno de los natatorios existentes, y cuando hablamos de la confección nos referimos a los materiales que se utilizan para las construcciones. Por ello, es que hoy en día distintos modelos de piscinas teniendo en cuenta los avances tecnológicos, como las prefabricadas, las de poliéster, de hormigón, acero y también de madera. Las piscinas de madera son consideradas la mayor innovación creada dentro del mundo de los natatorios, fundamentalmente teniendo en cuenta su carácter estético, ya que especialmente se destacan por lucir una imagen elegante y distinguida con respecto a los otros tipos de piscinas.

piscinas-maderaA las piscinas de madera las podemos colocar de maneras distintas, de forma enterrada o elevada, estas piletas de madera maciza se pueden acomodar con toda tranquilidad en el entorno de su jardín o parque, aunque previamente se deba determinar cuáles serán los materiales que la compondrán y los diferentes acabados que le queremos dar, entre otras opciones, pero siempre, en todos los casos las garantías son las mismas, de diez años aproximadamente teniendo en cuenta todos sus componentes.

Como sucede con otro tipo de natatorios, existen muchos modelos y tamaños de estas piscinas de madera, aunque podemos citar uno de sus modelos más comunes, y es la piscina de tipo exagonal de 420 cm de diámetro interior y una altura de 130 cm. Cuando uno piensa en construir una de estas piscinas, hay que tener en cuenta que existen diversos tipos de maderas que se pueden utilizar, por un lado tenemos el pino, este material viene compuesto generalmente en tablones de 45 mm y que vienen preparados para encajarse con una doble ranura y lengüetas para encastrar también hechas en semi madera. Dichos tablones se fabrican a presión y una vez lijados se ponen a la venta en el mercado.

piscinas-madera-imagenesEl pino es uno de las maderas más elegidas para ser empleadas en la construcción de piscinas de madera por su gran resistencia, hasta puede mantener intacta por unos 10 años. Luego de ese período es lógico que este material presente signos de putrefacción o degradación debido a los influyentes insectos que la atacan. Por ello, es recomendable estar atentos a los años que llevan en uso nuestro piscina, ya que deberíamos controlar ese aspecto porque una vez aparecidos los problemas es muy difícil efectuarles reparación, lo que llevará obligadamente a tener que reemplazar completamente a dicha piscina. Igualmente, tomando todos los recaudos citados podremos disfrutar de estas piscinas de madera en nuestro jardín. Por otro lado tenemos al roble, que también se encuentra dentro del grupo de los materiales más confiables, aunque se caracterice por la durabilidad en las piletas de natación hay que saber que al mismo tiempo aumentará su costo de fabricación.

Igualmente, más allá de cual sea la madera principalmente elegida podemos encontrar una variedad amplia capaces el deseo de cualquiera de los usuarios. Es muy importante tener en claro, que cuando se es dueño de un tipo de piscinas de madera, al agua hay que darle un cuidado minucioso como lo haríamos con cualquier otra piscina tradicional, es decir el agua de la piscina debe estar controlada y mantenida de la misma forma. Uno de los indicadores que se usan en el mantenimiento de las piscinas es el ph que nos indica la acidez del agua, esta regulación del valor del ph nos va a indicar la eficacia de los productos de tratamientos que usamos. Prosiguiendo con el tema de los controles, debemos hacer hincapié en que el agua es un medio favorable que se desarrollen microorganismos en la piscina, lo que provoca grandes riesgos nocivos para la salud de los bañistas, es por esto que es indispensable la desinfección continua para mantener el agua de nuestro natatorio en condiciones de salubridad.

 
 
 

¿Son aconsejables las piscinas de madera?

Como podemos ver, estas piscinas de madera están completamente aptas para el uso de todos, aunque tengan esas posibles desventajas mencionadas, pero que resultar menores si logramos tomar las prevenciones necesarias para lograr mantenerla saludable por un largo tiempo. A modo de conclusión, debemos aconsejar que siempre lo importante es acudir a los fabricantes que nos resulten de confianza para asegurarnos bien sobre lo que estamos adquiriendo, ya que existen empresas que intentan ofrecer algún tipo de piscinas con un material similar a madera, que el cual a pesar de asemejarse a lo que nosotros pretendemos, al poco tiempo que la adquirimos no logra resistir y terminará provocando fallas en toda su estructura. Por esta razón, es que es preferible invertir el dinero en unas piscinas de madera maciza original de la que sabemos que nos beneficiará y no es una réplica que a la larga resultará menos atractiva, y por lo tanto terminará costando más que su valor preliminar.

 
  email