Piscinas romanas

Antes de comenzar a hablar sobre específicamente cómo son las piscinas romanas veremos un poco sobre su historia, es decir, de donde es que surgen para que hoy en día sean parte de uno de los estilos más solicitados en cuanto a natatorios.

Las piscinas romanas actualmente son una especie de reflejo de lo que eran antiguamente las famosas termas romanas, estas eran unos sitios públicos típicos que era utilizados por la civilización romana en su momento. Como hemos dicho en tiempos pasados eran unos baños con estancias reservadas que utilizaba la población para desarrollar sus actividades lúdicas y gimnásticas. Además, eran considerados los lugares donde mayormente se reunía toda la población y a ellos concurrían todas aquellas personas que no podían permitirse tener uno en su hogar.

piscinas-romanasDicho lo anterior, es importante tener en cuenta que actualmente las piscinas romanas no tienen nada que ver con lo que significaba un elemento tan esencial como lo era el baño para esa población, estas piscinas sólo se asemejan en las formas que esos baños tenían y que era uno de los aspectos que los destacaban en sí. Entonces, este tipo de piscinas se construye a base de hormigón armado y que luego adapta la forma de lo que eran las piscinas romanas antiguamente.

La construcción de este estilo de natatorios como hemos dicho, se lleva a cabo con el hormigón armado y es por eso que es importante tener en cuenta los procesos necesarios que se deben hacer en el terreno de nuestra vivienda, para constatar si de verdad es que se puede o no construir este un piscina romana de hormigón armado en un terreno como el indicado. Además, es de importancia saber que existen dos formas de construir las piscinas romanas en hormigón armado, por un lado se encuentra el hormigón regular y por otro lado tenemos al hormigón gunitado. La diferencia que existe entre estos dos es una de las etapas que implica el proceso de instalación de nuestra piscina, por lo que es preferible verlo más adelante, ya que es más conveniente detenernos sobre lo que respecta a las etapas que tienen estos dos tipos de construcción tienen en común.

piscinas-romanas-disenosPara empezar, generalmente podemos ver que se lleva a cabo un proceso anterior a lo que se denomina el comienzo de la construcción, y estamos refiriéndonos al análisis del terreno, para que podamos determinar si ese mismo se encuentra en el apto estado para realizarse la instalación de una estructura de hormigón de las características de las piscinas romanas en este caso. Esto último, es una cosa importante a tener en cuenta ya que si no se hiciera lo indicado, una vez que ya la obra ha concluido, la misma podría comenzar a dañarse sin motivo alguno, siendo esto la razón principal del rechazo que hace el terreno hacia la piscina.

Una vez, que haya finalizado el proceso de análisis completo del terreno, se puede proceder a la excavación. Es en esta etapa donde se comienza con lo que respecta a las piscinas romanas hechas de hormigón, dicha obra se lleva acabo mediante la utilización de maquinarias excavadoras. Y la excavación, es la que se realiza con la forma y las medidas que se desean para nuestra piscina romana, que en este caso puede ser de por ejemplo, de unos 5 metros de largo y unos 2,75 metros de ancho, igualmente existen otras medidas pero citaremos sólo una a modo de ilustración, y como es obvio, se tendrán en cuenta por lo menos 150 cm o más para margen a lo que será la colocación de los materiales.

Después de la excavación, se produce lo que es la segunda etapa en la construcción de estas piscinas romanas, que es el denominado encofrado. A través de esta etapa se cubren las paredes y el fondo del vaso con un material, que suele ser el ladrillo de gran tamaño, el cual es el encargado de darle la forma “romana” a nuestra piscina. Luego, se sigue con la colocación del armazón de la pileta, este armazón es el que se compone de alambres de gran grosor y se colocan de manera horizontal y vertical ambos entre cruzados para lograr cubrir toda la estructura del encofrado. A continuación, se debe proceder a mencionar las dos alternativas de las que nos referimos al principio, y era la de optar por el hormigón gunitado o por el hormigón en forma regular.

 
 
 

Diseño y construccion de piscinas romanas

Y la diferencia entre ambos métodos radica en lo que respecta a su colocación, ya que uno se realiza de manera manual o utilizando maquinarias tradicionales hormigoneras, y el hormigón agunado es el que se coloca mediante la utilidad de las mangueras que inyectan al hormigón sobre las paredes y el suelo de nuestro natatorio. Pero lo que es el último, es el que mayor valor en precios presenta, aunque es el más conveniente para realizar una piscina romana, debido a su muy buena impermeabilidad.

Por lo tanto, una vez que se haya elegido el tipo de construcción que queramos emplear para las piscinas romanas, tengamos en cuenta que nos quedaría una ultima instancia que es la de la instalación, ya que siendo una pileta hecha en hormigón, es necesario que a la mima se le realicen algún tipo de sistema que ayudará luego al propietario a realizar un correcto mantenimiento de la piscina.

 
  email